1. ¿Qué diferencia hay entre monocepillo y fregadora de pavimentos?

El monocepillo es técnicamente más sencillo y nace antes que la fregadora de pavimentos. El objetivo del monocepillo es mecanizar las operaciones de limpieza, concretamente los lavados y tratamientos realizados sobre suelos de naturaleza muy heterogénea como la madera o el mármol. La operación de limpieza requiere dos fases alternadas: lavado y secado.

La fregadora de pavimentos es una evolución del monocepillo dotada de un sistema de recogida de agua detergente y suciedad extraída del suelo.

Por este motivo, el monocepillo sigue siendo una máquina de limpieza idónea para las operaciones de limpieza a fondo y eventuales tratamientos, mientras que la fregadora de pavimentos es más adecuada para las operaciones de mantenimiento en las que se elimina la suciedad adherente, sin intervenir sobre la superficie.



2. ¿Es posible lavar y pulir con la misma máquina?

Sí, algunos modelos permiten operar a dos velocidades diferentes (normalmente 150-300 rev./min.) y, por tanto, pueden usarse para lavados y pulidos. No obstante, son soluciones temporales y no pueden compararse con dos máquinas específicas (una clásica 150-160 y una de alta velocidad de 400 rev./min.) y son adecuadas para superficies de dimensiones limitadas.



3. ¿Qué diferencia hay entre transmisión de engranajes y de correa?

En el campo de las bajas velocidades no hay diferencias significativas para el operador, según van subiendo las revoluciones la correa permite tener un menor nivel de ruido y una mayor suavidad de funcionamiento. En cambio, el monocepillo FM 1500 con 1500 revoluciones no tiene este problema ya que la transmisión es directa.



4. ¿Los monocepillos son sólo de cable?

No, están disponibles también los modelos de alta velocidad de batería (24 o 36 V) para poder pulir superficies de grandes dimensiones. Se trata de modelos adecuados para casos particulares, ya que la máquina ha sido estudiada para el pulido o el mantenimiento en seco de superficies que están preparadas para esto.



5. ¿Son fáciles de usar?                 

Se trata de máquinas profesionales y para su empleo se necesita una formación sobre el manejo y realización de los tratamientos.

Además, la maniobra de la máquina es diferente en las de baja y alta velocidad. Las primeras requieren un movimiento alternando derecha-izquierda, y para necesidades específicas pueden operar en un área limitada; mientras que las segundas se mueven en sentido rectilíneo y su movimiento debe ser continuo.