1. ¿Es una máquina difícil de usar?

No, su uso es muy sencillo tanto si es una máquina de operador a bordo como en el caso de que el operador esté apeado. Claramente cuanto mayor sea su tamaño, los mandos serán más complejos, pero eso no significa que no sean máquinas simples e intuitivas y que con poco tiempo se pueda aprender su manejo facilmente.



2. ¿Cuál es mejor, la versión con motor de explosión o de batería?

Son exigencias diferentes. Por un lado el motor de explosión (alimentación de gasolina o diesel) es adecuado para usos en exteriores, mientras que la versión de batería, además de utilizarse en exteriores, es más aconsejada para trabajar en interiores.

Los modelos de última generación que ofrece Fregadoras han sido diseñados para asegurar, incluso en las versiones de batería, tiempos de empleo comparables a los que pueden obtenerse con los motores de explosión. Por tanto, se pueden emplear estas versiones también para grandes superficies internas sin necesidad de recurrir a soluciones intermedias.



3. ¿Recogen cualquier tipo de residuos?

Sí, se puede recoger todo, EXCEPTO: cuerdas, cordeles, o cintas metálicas y de plástico, porque se enrollan en el cepillo central y pueden dañarlo.

Hay que tener en cuenta que la suciedad recogida no debe ser adherente al suelo y que las dimensiones de cada uno de los elementos no deben superar las previstas para su paso hacia la caja de recogida. En consecuencia, las máquinas grandes pueden recoger residuos más voluminosos y pesados que las pequeñas.



4. ¿Dónde cargan los residuos, en la parte delantera o en la trasera?

Las barredoras están dotadas de una caja de recogida de residuos y dependiendo de la máquina puede estar ubicada en la parte delantera o trasera.

En los modelos más pequeños la carga se encuentra en la parte trasera, privilegiando las consideraciones sobre la recogida y la carga de residuos de limitadas dimensiones y peso. 

En los modelos más grandes la carga delantera permite recoger residuos más voluminosos y pesados.

En conclusión, se trata de un aspecto funcional de los modelos, pero que no afecta a los demás aspectos como la visibilidad, accesibilidad, comodidad, volumen efectivo del contenedor y tipo de filtros.



5. ¿La descarga del depósito de residuos es manual o asistida?

La respuesta es similar a la ya mencionada en las modalidades de carga.

En modelos pequeños, se utiliza un tanque porta residuos con una descarga de tipo manual, por motivos de costes y por sus pequeñas cantidades de recogida.

Para los modelos más grandes, la descarga debe ser hidráulica y a una cierta altura para poder descargar en contenedores adecuados.

Sin embargo, Fregadoras distribuye un modelo intermedio, el FS800, que permite tanto la versión con descarga manual como la de altura con gastos eléctricos.



6. Para un mejor transporte de los polvos, ¿es mejor tener uno o dos cepillos laterales?

 El cepillo lateral derecho no sirve para aumentar las prestaciones horarias de la máquina, sino para eliminar la suciedad de las paredes y de las aceras, donde el cepillo central no puede llegar. De modo que los casos en los que se hace necesario el segundo cepillo lateral, instalado en el lado izquierdo de la máquina, son muy limitados, y en ocasiones se adopta únicamente por motivos comerciales y no porque tenga una utilidad real.



7. ¿Puedo trabajar si el suelo está mojado?

Sí, siempre y cuando se trate sólo de una superficie húmeda o con limitadas manchas de agua. En estas condiciones, como no existe polvo, se trabaja sin aspiración para preservar el filtro de la acción de la humedad, lo que podría dañar la superficie provocando que no se pudiera limpiar y haciendo necesaria la sustitución del mismo.



8. ¿Requiere un mantenimiento frecuente?

No, la barredora es una máquina simple y no requiere un mantenimiento continuo. No obstante, como todas las máquinas de limpieza requiere de un mantenimiento mínimo después de usarla: vaciado del contenedor de residuos, limpieza del filtro y control visual de los cepillos. En las versiones motorizadas es muy importante seguir las instrucciones del fabricante.

Asimismo, es aconsejable un control técnico autorizado al menos una vez al año o después de 250 horas de funcionamiento.

Además, hay que recordar que NO se puede trabajar, ni recoger, en pavimentos en los que haya cuerdas, cordeles, flejes, o embalajes de nylon pues pueden enredarse en el cepillo central y detenerlo progresivamente.